Renunciar a las comodidades, aprender a ahorrar, optimizar recursos, tener siempre que elegir... son tareas difíciles cuando se realizan por primera vez, pero con el tiempo todos aprendemos a ser pobres pero también a ser felices.